5ª Etapa del Camino Mozárabe a Santiago de Granada

ETAPA 5: ALCALUDETE – BAENA 25 kms.

El primero de los tres tramos que tiene esta etapa, Alcaudete a Cortijo de la Paloma, de 6 kilómetros aproximadamente, lo acometemos saliendo de la Plaza del Ayuntamiento y tomado las calles Campiña y Silos, para salir a la carretera N-432, por cuyo arcén izquierdo habremos de caminar durante al menos un centenar de metros, hasta llegar a un carril asfaltado que encontramos a nuestra izquierda y que seguimos durante kilómetro y medio largo. Pasamos bajo el nuevo trazado de la N-432 y continuamos la marcha otros 1.700 metros más para desviarnos a la derecha por un camino entre olivos, algo difuminado pero bastante bien señalizado. Algo más adelante enlazamos con otro camino, más ancho, que viene de la izquierda y que se le llama Cordel de Becerro. En suave ascenso nos llevará al Cortijo de la Paloma.

Un breve descanso nos permitirá acometer el segundo tramo de la etapa, de 5’5 kilómetros aproximadamente, entre el Cortijo de la Paloma y Laguna del Salobral. Un camino en descenso nos llevará hasta un arroyo, que cruzamos y comenzamos la ascensión que nos llevará hasta la carretera nacional, por la que caminamos hasta llegar al Puente de San Juan, por el que cruzamos el río Guadajoz. Salvado el río tomamos hacia la derecha, para después seguir por la izquierda, por una vereda. La señalización (flechas amarillas) nos hace subir por un camino que nos lleva hasta una instalación agrícola. Al frente y a la derecha divisamos un puente de hierro al que se le conoce popularmente como el “tren del aceite”.

Algo más adelante encontramos una bifurcación de caminos. Elegiremos el de la izquierda y después, siguiendo la flecha amarilla, giramos hacia la derecha y llegamos a la Laguna del Salobral, lugar de gran belleza, con más de 45 hectáreas de superficie, de forma arriñonada y con una flora y una fauna muy diversa.

Nos queda el último y el más largo tramo de esta etapa: 12’5 kilómetros entre la Laguna del Salobral y la ciudad de Baena.

Continuamos la marcha rodeando la Laguna, dejándola a nuestra izquierda. La recorremos en algo más que la mitad de su extensión, abandonándola para tomar un camino que nos llevará a las vías férreas, que cruzaremos, una pequeña carretera y un antiguo apeadero. Continuamos por un camino asfaltado, pero que abandonamos al poco para permutarlo por otro de tierra, entre olivos, que sale a nuestra izquierda y que nos llevará hasta el Cortijo del Barranco. En este punto podremos tomar un bocado y algo de agua.

Seguimos nuestro caminar y entre olivos, algún que otro cortijo y una orujera nos iremos acercando a Baena, entrando a esta ciudad directamente por la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, su patrona.

La ciudad de Baena ofrece al peregrino toda clase de servicios, tanto de hospedería como sanitarios, así como su hermoso patrimonio histórico y artístico.

Para pernoctar en esta ciudad, el peregrino habrá que dirigirse al Ayuntamiento, en donde le podrán ofrecer algún lugar bajo techo.

Nota: Como en otras etapas de esta Ruta Mozárabe, se está indagando la posibilidad de acortar esta etapa en unos seis kilómetros, terminando en la antigua estación de ferrocarril de Luque, distancia que se acumularía a la siguiente, partiendo de esta estación, pasando por Baena y finalizando en Castro del Río.

Plaza del Ayuntamiento de Alcaudete.

El camino entre olivos.

Desvío por la Ruta Verde.

Puente sobre el río Guadajoz.

Un descanso reparador de fuerzas.

Monumento a D. Joaquín del Pino de Rozas y Negrete, Virrey de del Río de la Plata. Hijo de Baena.

Fuente de la Victoria, en Alcaudete.

Entrada a Alcaudente, con el Castillo-Palacio al fondo.

Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta.