8ª Etapa del Camino Mozárabe a Santiago de Granada

ETAPA 8: SANTA CRUZ A CÓRDOBA  27’0 Kms.

Comenzamos nuestra andadura por la calle Camino del Jaco, asfaltada y sin arcén, hasta alcanzar la carretera provincial CP-113, que hemos de seguir durante 5`1 kilómetros, en donde la seguridad del peregrino es inexistente. Una vez alcanzado el P.K. mencionado torcemos a la izquierda por un camino de tierra en ascenso llamado “Vereda de Granada”. (A la entrada de este camino existe un rótulo con la inscripción “Colpagro”) Dos kilómetros más adelante nos encontraremos con las ruinas de un pequeño puente romano. Hemos de hacer constar que este camino, debido a las intensas lluvias de este invierno (2009-2010) está totalmente destrozado, con unas inmensas carrileras que dificultan el caminar.

A lo largo de esta Vereda, cuyos toboganes son largos y continuados, con algunos repechos bastante fuertes, llegamos al cortijo “Torre Juan Gil Alto”, distante 9`700 Kilómetros desde nuestra salida. A esta altura se puede hacer una parada para un pequeño refrigerio, descansar y retomar fuerzas para continuar la marcha, lo que haremos siguiendo una pista de tierra demasiado apisonada, por lo que resulta muy dura para caminar. A unos 9`600 Kilómetros más adelante nos encontramos el cruce del camino de la “Finca del Judío Viejo”. Seguimos caminando y a poco más de un kilómetro vemos por primera vez y en la distancia la ciudad de Córdoba.

No obstante, hemos de soportar un nuevo tobogán, con una bajada importante que llega hasta un cortijo cuyos moradores son unos amables anfitriones, pero los dejamos a nuestra derecha para acometer una fuerte subida de más de kilómetro y medio. Al coronar se observa toda la ciudad, pero todavía nos quedan 3`500 kilómetros para llegar, por una vía asfaltada, hasta nuestra meta.

Córdoba dispondrá en breve de un Albergue Municipal de Peregrinos, gracias a la Concejalía de Medio Ambiente. Está situado en el Centro de Educación Ambiental (CEA) del Ayuntamiento de Córdoba, junto al Parque Zoológico, frente al Jardín Botánico, y a escasa distancia del Puente Romano, lugar de entrada de los peregrinos del Camino Mozárabe a Santiago.