Camino Mozárabe de Granada

Nuestra ruta particular discurre por las poblaciones de La Huertezuela, Huéneja, Dólar, Ferreira, Alquife, Jerez del Marquesado, Cogollos de Guadix, Guadix, Villa Real de Purullena, Graena, La Peza, Tocón, Quéntar, Dúdar, Granada, Maracena, Albolote, Los Olivares, Moclín, Ermita Nueva y Cequia; en Jaén por Alcala la Real, Ventas del Carrizal y Alcaudete (Jaén); en la provincia de Córdoba por Baena, Castro del Río, Espejo, Santa Cruz, Córdoba. A partir de la capital cordobesa y hasta Mérida existen otras competencias.

Con este apartado, no pretendemos redactar una guía completa del Camino de Santiago a su paso por Granada, ni tampoco está en nuestro ánimo mostrar un compendio de arte y monumentalidad inédito de esta bella provincia. El propósito es aportar unos pequeños retazos de historia, asomarnos de soslayo al arte y anticipar pequeñas dosis de la acogida que ofrece cada población por las que discurre el trazado jacobeo del Camino Mozárabe de Santiago. Deseamos desgranar someramente estos aspectos para que usted, como peregrino, cuando emprenda esta aventura humana, sea capaz de percibir y descubrir en su totalidad todas las maravillas que esta tierra encierra.
Si opta por caminar, cabalgar o pedalear como lo han hecho incontables peregrinos a través de los siglos por nuestra provincia, descubrirá etapas imprescindibles en su peregrinación a Santiago: Bosques maravillosos, reflexivos páramos, mesetas espirituales, puentes, ríos, monumentos, iglesias impresionantes, ermitas austeras, una catedral excepcional., soledad, compañerismo, aventura;  y sobre todo, el cariño de sus gentes.
Todo eso y más es nuestro Camino Mozárabe de Santiago.

Un poco de historia:
Una vez abandonadas las tierras almerienses, como peregrino, se adentrará en las benditas tierras granadinas. Será todavía una prolongación de lo caminado, pero con diferente paisaje y clima, tal es así que a esta zona se la conoce como El Reino de Granada.
El Camino de Santiago atraviesa de este a oeste y de sur a norte la provincia de Granada. Su estratégica situación la convirtió en paso obligado de peregrinos que decidieron encaminar sus pasos hasta la tumba de nuestro Santo Patrón. Debido a los avatares políticos transcurridos a lo largo de los siglos, existen unos 32 itinerarios a lo largo de unos 11.000 kms de extensión que conforman una extensa red peninsular, y de ello también procuraremos facilitarle información.
Estará ya en enclaves granadinos. Etapas ineludibles e imprescindibles para reforzar el espíritu. Para completar el Camino le esperarán, a partir de este momento, por tierras granadinas, 189 kilómetros espectaculares: veredas, caminos, trochas y cañadas plenas de belleza. Habitantes dispuestos a ayudarlo ante cualquier dificultad. Monumentos emblemáticos como la Alhambra, castillos árabes y atalayas árabes históricas, ermitas entrañables y fuentes refrescantes jalonarán su recorrido. Tenga en cuenta que estas tierras tienen algo especial.

En Granada, San Cecilio fue el primer obispo de Granada cuando, bajo la dominación romana, se llamaba todavía Illíberis. Hombre bueno que alcanzó la santidad. Fue uno de los que la tradición llama “varones apostólicos” enviados a España por San Pedro y San Pablo a predicar el evangelio. Los otros seis son: Torcuato, Segundo, Indalecio, Tesifonte, Eufrasio y Hesiquio. La vida de todos ellos está oculta tras los velos de la leyenda transmitida oralmente. Se sabe a ciencia cierta que San Cecilio fue obispo de Illíberis, que escribió algunos tratados para instrucción de los fieles y que sufrió martirio bajo la dominación de Nerón, supuestamente quemado en el monte Illipulitano. Pero la larga dominación árabe destruyó todos los rastros de cristianismo. Granada estuvo bajo los sarracenos casi ochocientos años; no los suficientes para perderse la memoria y la tradición, pero sí para no quedar ni rastro de documentos ni reliquias. San Cecilio es patrón de Granada, y su fiesta se celebra el

Aquí concluyen los 189 kilómetros del Camino de Santiago por tierras granadinas. Esperamos y deseamos de corazón que el paso por ellas lo recuerde con el mismo cariño e ilusión que los Amigos del Camino de Santiago de Granada ponen a su servicio. Un ¡Adiós! y un ¡Ultreia! le susurran las jacobeas tierras granadinas. Lo recibirán las no menos hospitalarias y bellas tierras de campo jienenses y cordobesas, las cuales seguirán siendo su  objetivo. No haga caso a la justificación de los “cómodos” y “devoradores” de etapas, que afirman que son días duros y anodinos. Sin duda, son las jornadas más propicias e imprescindibles para analizar el espíritu y disfrutar de la hospitalidad de sus gentes.
Resumiendo, que las etapas del Camino Mozárabe de Santiago a lo largo de Granada no se las debe perder.
                                                                     ¡Peregrino, feliz Camino!