Guía del Camino

Nuestra ruta particular discurre por las poblaciones de La Huertezuela, Huéneja, Dólar, Ferreira, Alquife, Jerez del Marquesado, Cogollos de Guadix, Guadix, Villa Real de Purullena, Graena, La Peza, Tocón, Quéntar, Dúdar, Granada, Maracena, Albolote, Los Olivares, Moclín, Ermita Nueva y Cequia; en Jaén por Alcala la Real, Ventas del Carrizal y Alcaudete (Jaén); en la provincia de Córdoba por Baena, Castro del Río, Espejo, Santa Cruz, Córdoba. A partir de la capital cordobesa y hasta Mérida existen otras competencias.

Con este apartado, no pretendemos redactar una guía completa del Camino de Santiago a su paso por Granada, ni tampoco está en nuestro ánimo mostrar un compendio de arte y monumentalidad inédito de esta bella provincia. El propósito es aportar unos pequeños retazos de historia, asomarnos de soslayo al arte y anticipar pequeñas dosis de la acogida que ofrece cada población por las que discurre el trazado jacobeo del Camino Mozárabe de Santiago. Deseamos desgranar someramente estos aspectos para que usted, como peregrino, cuando emprenda esta aventura humana, sea capaz de percibir y descubrir en su totalidad todas las maravillas que esta tierra encierra.
Si opta por caminar, cabalgar o pedalear como lo han hecho incontables peregrinos a través de los siglos por nuestra provincia, descubrirá etapas imprescindibles en su peregrinación a Santiago: Bosques maravillosos, reflexivos páramos, mesetas espirituales, puentes, ríos, monumentos, iglesias impresionantes, ermitas austeras, una catedral excepcional., soledad, compañerismo, aventura;  y sobre todo, el cariño de sus gentes.
Todo eso y más es nuestro Camino Mozárabe de Santiago.

Un poco de historia:
Una vez abandonadas las tierras almerienses, como peregrino, se adentrará en las benditas tierras granadinas. Será todavía una prolongación de lo caminado, pero con diferente paisaje y clima, tal es así que a esta zona se la conoce como El Reino de Granada.
El Camino de Santiago atraviesa de este a oeste y de sur a norte la provincia de Granada. Su estratégica situación la convirtió en paso obligado de peregrinos que decidieron encaminar sus pasos hasta la tumba de nuestro Santo Patrón. Debido a los avatares políticos transcurridos a lo largo de los siglos, existen unos 32 itinerarios a lo largo de unos 11.000 kms de extensión que conforman una extensa red peninsular, y de ello también procuraremos facilitarle información.
Estará ya en enclaves granadinos. Etapas ineludibles e imprescindibles para reforzar el espíritu. Para completar el Camino le esperarán, a partir de este momento, por tierras granadinas, 189 kilómetros espectaculares: veredas, caminos, trochas y cañadas plenas de belleza. Habitantes dispuestos a ayudarlo ante cualquier dificultad. Monumentos emblemáticos como la Alhambra, castillos árabes y atalayas árabes históricas, ermitas entrañables y fuentes refrescantes jalonarán su recorrido. Tenga en cuenta que estas tierras tienen algo especial.

En Granada, San Cecilio fue el primer obispo de Granada cuando, bajo la dominación romana, se llamaba todavía Illíberis. Hombre bueno que alcanzó la santidad. Fue uno de los que la tradición llama “varones apostólicos” enviados a España por San Pedro y San Pablo a predicar el evangelio. Los otros seis son: Torcuato, Segundo, Indalecio, Tesifonte, Eufrasio y Hesiquio. La vida de todos ellos está oculta tras los velos de la leyenda transmitida oralmente. Se sabe a ciencia cierta que San Cecilio fue obispo de Illíberis, que escribió algunos tratados para instrucción de los fieles y que sufrió martirio bajo la dominación de Nerón, supuestamente quemado en el monte Illipulitano. Pero la larga dominación árabe destruyó todos los rastros de cristianismo. Granada estuvo bajo los sarracenos casi ochocientos años; no los suficientes para perderse la memoria y la tradición, pero sí para no quedar ni rastro de documentos ni reliquias. San Cecilio es patrón de Granada, y su fiesta se celebra el

Aquí concluyen los 189 kilómetros del Camino de Santiago por tierras granadinas. Esperamos y deseamos de corazón que el paso por ellas lo recuerde con el mismo cariño e ilusión que los Amigos del Camino de Santiago de Granada ponen a su servicio. Un ¡Adiós! y un ¡Ultreia! le susurran las jacobeas tierras granadinas. Lo recibirán las no menos hospitalarias y bellas tierras de campo jienenses y cordobesas, las cuales seguirán siendo su  objetivo. No haga caso a la justificación de los “cómodos” y “devoradores” de etapas, que afirman que son días duros y anodinos. Sin duda, son las jornadas más propicias e imprescindibles para analizar el espíritu y disfrutar de la hospitalidad de sus gentes.
Resumiendo, que las etapas del Camino Mozárabe de Santiago a lo largo de Granada no se las debe perder.
                                                                   ¡Peregrino, feliz Camino!

MONUMENTOS:

GRANADA: Alhambra, Jardines del Generalife, Catedral, Capilla Real, Sagrario, Cartuja, Convento de San Jerónimo, Abadía del Sacromonte, Basílicas de San Juan de Dios y de Nuestra Señora de las Angustias, Bañuelo, Corral del Carbón, Hospital Real, Puerta de Elvira, Palacio de los Córdoba, Palacio de la Madraza, Convento de Santa Catalina de Siena (Zafra), Real Monasterio de la Madre de Dios (Comendadoras de Santiago), Real Colegio Mayor de San Bartolomé y Santiago, Casa de los Tiros, Casa de los Pisas, etc. MOCLÍN: Santuario del Cristo del Paño, Pósito del pan. ALCALÁ REAL: Palacio Abacial, Convento de Capuchinos e innumerables iglesias. ALCAUDETE: Iglesias de Santa María y de San Pedro y el Convento de Santa Clara. BAENA: Parroquias de Santa María la Mayor y la de San Bartolomé, y la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe. CASTRO DEL RÍO: Iglesias de la Asunción, Madre de Dios (medieval), del Carmen y de Jesús Nazareno. SANTA CRUZ: Iglesia de la Encarnación, Torre de la Morena y los yacimientos de Ategua. CÓRDOBA: Mezquita, Alcázar de los Reyes Cristianos, Medina Azahara, Palacio de Viana, Murallas y Puerta de Almodóvar, Puente y Templo romanos, Puerta del Puente, monumentos a Maimónides y a Manolete., etc.

TORRES-ATALAYAS Y CASTILLOS-FORTALEZAS

Son muchas las torres y atalayas que, en mayor o menor grado de conservación, hay diseminadas por la Ruta Mozárabe, especialmente en la provincia de Granada: Albilote, Olivares, Moclín, etc., y castillos fortalezas en todas por la que discurre la Ruta: Castillo-fortaleza de Moclín (Siglos IX y X), Castillo-fortaleza de la Mota, en Alcalá Real (siglo XII), Castillo-fortaleza de Alcaudete (tiempo califal), Castillo-Fortaleza de Alcalat, en Espejo (Siglo XIV), Ruinas del castillo de Castro del Río.

COSTUMBRES Y GASTRONOMÍA

Las costumbres más arraigadas de las poblaciones de esta Ruta Mozárabe se centran en las romerías a sus santos patronos, y la gastronomía va aparejada con los productos procedentes del campo donde están asentadas estas poblaciones, en especial el aceite de oliva.

ETAPA 1: GRANADA – ALBOLOTE

Tramo 1

Tramo 2

Tramo 3

Tramo 5

Tramo 6

ETAPA 2: ALBOLOTE – MOCLÍN

Llevamos caminando unos 9 kilómetros. Donde cruzamos la carretera y continuamos por una carretera secundaria que nos lleva hacia unas encortijadas denominadas “ Los Berbes “. Una vez dejadas a un lado dichas encortijadas entramos hacia la izquierda en un pequeño carril rodeado de olivos que nos conduce hacia la barriada de “ Los Berbes Altos “. Se atraviesa dicha barriada la cual nos conduce por una carretera asfaltada hacia la pedanía de Los Olivares. Donde atravesamos la Calle Casillas llegando a una gran fuente, muy cerca del ya archiconocido río Velillos.

Nota:

A partir de Los Olivares y hasta Moclín, el itinerario ha cambiado, es decir, se cruza el río Velillos por un puente que termina frente al bar “Los Martínez”, en la calle Rafael Alberti. Continuamos esta calle y giramos hacia la izquierda por la calle Iglesia y también por la iglesia del pueblo. Seguimos hasta alcanzar una estrecha carretera que va hacia el Hotel Don Curro. Pronto encontramos un indicador de madera con dos direcciones: al frente, para Moclín, (2’7 kms) y a la derecha para “Pasarela” (2 kms). Seguimos adelante hasta donde terminan las viviendas (chalets), desviándonos hacia izquierda por una pista de tierra y que en ascenso nos lleva hasta la verada a la que se hace mención en el trazado antiguo y que no dejaremos hasta llegar a la localidad de Moclín, a la que accederemos por la calle Esperanza y después, a nuestra derecha, por la calle Padre Manjón y, de inmediato, a la Plaza de España, donde se encuentra ubicado el Ayuntamiento y en donde existe una fuente en la que aplacar la sed. A la mitad de este último tramo, sobre nuestras cabezas, podemos observar una pequeña ermita construida en advocación a la Virgen de las Angustias.

Destaca en esta localidad de Moclín una impresionante fortaleza hispano musulmana, la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación y el Santuario del Cristo del Paño, donde existe un cuadro que fue donado, según la leyenda, por los Reyes Católicos.

Ante la ausencia de albergue de peregrinos en esta localidad la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Granada llegó al acuerdo con la propietaria de la Casa Rural La Brisa para que los peregrinos pudieran pernoctar a un bajo coste. Casa Rural La Brisa. C/Padre Manjón nº 10. Amalia. Tfnos. 699 744 940 ó 605 874 314.

Etapa 2 Tramo 5 y 6

ETAPA 3: MOCLÍN – ALCALÁ REAL 21 Kms.

Partimos de la Plaza de España y continuamos, en ascenso, por la calle Real, enlazando con la calle Eras, para dirigirnos a la salida de Moclín. Lo hacemos, en descenso, por la Cuesta de Malalmuerzo, junto al antiguo Cuartel de la Guardia Civil, hoy convertido en Centro de Interpretación Comarcal. Esta cuesta, hasta enlazar con la carretera a Tózar y Limones, tiene una longitud de 1.300 metros. Continuamos descendiendo por esta carretera unos 700 metros y llegamos a la Fuente de Malalmuerzo y su bonito mirador. En este punto de la bajada dejamos el asfalto y continuamos por un carril de tierra que habrá de llevarnos nuevamente a la carretera 1.300 metros más adelante. Poco antes de llegar a la carretera, a nuestra izquierda, hay un gran peñón en cuyo interior se encuentra la Cueva de Malalmuerzo (Santuario Andaluz del Neolítico), cuya visita es optativa. Ya en la carretera giramos a la izquierda, pero dada la estrechez de la misma, la inexistencia de arcén y el tráfico de vehículos, debemos extremar la precaución durante los dos kilómetros de recorrido antes de enlazar con la N-432 de Granada a Córdoba. Cruzamos esta nueva carretera y nos dirigimos hacia la derecha caminando por el arcén izquierdo durante unos 200 metros, para desviarnos a la izquierda, junto a una casita en ruinas, por la cañada real “Cordel de la Gallina”. Ascendemos por ella durante unos 400 metros hasta llegar al “Coto de los Pedernales”. Seguimos por un carril perfectamente definido, entre olivos, hasta llegar a un hito en centro de dicho carril que, a partir de aquí, se va difuminando poco a poco hasta desaparecer del todo. Debemos continuar entre los olivos pero lo más cercano a una barranquera que nos queda a la izquierda y llegar a un nuevo carril que seguiremos a la izquierda, y que tras una corta subida enlazaremos con un camino particular por el que se accede al cortijo “Cañada Alta”. Este camino continuándolo hacia la derecha nos ha de llevar nuevamente hasta la N-432, junto a la Cooperativa Aceitera San Antonio. Continuamos por el arcén izquierdo de la carretera durante algo más de un kilómetro, para desviarnos a la izquierda por un camino que nos lleva directamente a la aldea de Ermita Nueva. Esta población no depara muchos servicios al peregrino, pero si podrá refrescarse y descansar para tomar fuerzas.

Abandonamos la aldea en descenso y todo recto, cruzamos al arroyo de Palancares y seguimos por el Paseo de los Almendrales y llegamos a la N-432 nuevamente. Continuamos por el arcén izquierdo hasta llegar a unas ruinas, en cuyo punto cruzaremos la carretera y nos desviamos por un camino a la derecha, pasando por un puente sobre una acequia. Seguimos el camino y nos encontramos con una casa construida en piedra, a la derecha, y una alberca a la izquierda. Seguimos el camino y a unos 150 metros dejamos éste y tomamos una vereda a la izquierda, pasando por una caseta de aperos de labranza. Cruzamos un arroyo y llegamos a una era presidida por una cruz blanca. A la derecha podemos ver la pedanía de Santa Ana, por la que no hay que pasar. Seguimos nuestro camino por un carril que atraviesa por un puente la carretera y entre olivos y en ascenso llegamos a las inmediaciones de Alcalá Real, nuestra meta y final de esta etapa.

Nota: En esta etapa también se está indagando para establecer una alternativa que nos permita obviar el paso por el Cordel de la Gallina y el Coto de los Pedernales, así como otra ruta a partir del cruce de la carretera que va a la pedanía de Santa Ana.

Etapa 3 -1 a Etapa 3 – 6

Crucero a la salida de Moclín y principio de la etapa.

Centro de Interpretación Comarcal y principio de la Cuesta de Malalmuerzo.

Placa de la Fuente de Malalmuerzo.

Fuente de Malalmuerzo, entre la niebla.

Entra a Alcalá la Real con el Castillo de la Mota al fondo.

ETAPA 4: ALCALÁ REAL – ALCAUDETE  23’7 Kms.

Comenzamos esta etapa partiendo de la plaza Pablo de Rojas, en cuyo centro se encuentra la estatua erigida al escultor e imaginero de este nombre. Seguidamente tomamos la calle Llanillo o Carrera de las Mercedes, pasando por la Fuente de la Mora, que cuenta con su particular leyenda. Seguimos por la calle La Tejuela, que dispone de otra fuente con idéntico nombre. Seguimos por la calle Camino Nuevo que nos saca de la ciudad para enlazar a continuación con el “Cordel de Córdoba a Guadix”, calzada romana que unía estas dos ciudades. Aproximadamente a un kilómetro y medio encontramos un pequeño puente romano, muy bien conservado, que nos permite cruzar un arrollo y seguir la referida calzada romana por la que circularemos durante al menos tres kilómetros hasta llegar a Aldea de Puertollano. En este punto ya habremos recorrido unos 4’5 kilómetros, aproximadamente.

Continuamos nuestro camino por el “Cordel de Córdoba a Granada” o “Vereda de Granada” como es conocido por los lugareños. Ésta discurre por la derecha, en paralelo con la N-432. Existen varias bifurcaciones, pero están muy bien señalizadas con las correspondientes flechas amarillas. Mantenemos nuestro caminar por la cita vereda durante casi 4 kilómetros, encontrándonos un paso subterráneo, en no muy buenas condiciones, sobre todo en tiempos de lluvias, pero que nos permite cruzar la carretera a su parte izquierda y seguir por la vereda hasta casi llegar a Ventas del Carrizal, si bien, antes habríamos de caminar un corto trecho por el antiguo trazado de la carretera nacional y cruzar a la actual, desviándonos hacia la derecha unos poco metros más abajo para continuar por un camino paralelo y entrar en Ventas del Carrizal por la calle de la Iglesia. Hasta aquí habremos recorrido 12 kilómetros, aproximadamente.

En esta pequeña población se puede tomar algún refrigerio, en algunos de los bares existentes.

Se sale de Ventas por la calle La Fuente y, a la derecha, se toma la calle de la Plaza y se continúa por la calle del Río que, en descenso, nos lleva al río San Juan, que cruzamos por un puente. En la última casa que nos encontramos giramos a la izquierda, para seguir caminando por la “Cañada Real de Fuente Amuña”, camino bastante ancho de tierra entre olivares a derecha e izquierda.

Salvo algunas instalaciones agrícolas, no encontraremos nada de civilización que no sean tractores y algún que otro coche, hasta llegar a la Fuente de la Victoria, en donde se puede hacer una pequeña parada para beber agua y lavarse cara y manos, pues ya estamos cerca del final de etapa.

Una vez refrescados bajamos por una calle asfaltada durante unos 600 metros, para girar a la izquierda y encontrarnos con el Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta, que puede visitarse. A continuación bajamos por una gran avenida que cruza todo el Parque de la Fuensanta, para, de inmediato, girar hacia la derecha por la Avenida de Andalucía, que nos conducirá a la Plaza del Ayuntamiento, donde podremos pedir acogida a la policía local en el polideportivo de la ciudad. De haber llegado hasta aquí, habremos realizado una etapa con un recorrido total de aproximadamente 24 kilómetros.

En esta bella ciudad jienense el peregrino puede encontrar toda clase de servicios.

Etapa 4

Fuente de la Mora, en Alcalá.

Salida de Alcalá a Alcaudete por el “Cordel de Córdoba a Guadix”.

Puente y calzada romano.

Desvío hacia Ventas del Carrizal.

 ETAPA 5: ALCALUDETE – BAENA 25 kms.

El primero de los tres tramos que tiene esta etapa, Alcaudete a Cortijo de la Paloma, de 6 kilómetros aproximadamente, lo acometemos saliendo de la Plaza del Ayuntamiento y tomado las calles Campiña y Silos, para salir a la carretera N-432, por cuyo arcén izquierdo habremos de caminar durante al menos un centenar de metros, hasta llegar a un carril asfaltado que encontramos a nuestra izquierda y que seguimos durante kilómetro y medio largo. Pasamos bajo el nuevo trazado de la N-432 y continuamos la marcha otros 1.700 metros más para desviarnos a la derecha por un camino entre olivos, algo difuminado pero bastante bien señalizado. Algo más adelante enlazamos con otro camino, más ancho, que viene de la izquierda y que se le llama Cordel de Becerro. En suave ascenso nos llevará al Cortijo de la Paloma.

Un breve descanso nos permitirá acometer el segundo tramo de la etapa, de 5’5 kilómetros aproximadamente, entre el Cortijo de la Paloma y Laguna del Salobral. Un camino en descenso nos llevará hasta un arroyo, que cruzamos y comenzamos la ascensión que nos llevará hasta la carretera nacional, por la que caminamos hasta llegar al Puente de San Juan, por el que cruzamos el río Guadajoz. Salvado el río tomamos hacia la derecha, para después seguir por la izquierda, por una vereda. La señalización (flechas amarillas) nos hace subir por un camino que nos lleva hasta una instalación agrícola. Al frente y a la derecha divisamos un puente de hierro al que se le conoce popularmente como el “tren del aceite”.

Algo más adelante encontramos una bifurcación de caminos. Elegiremos el de la izquierda y después, siguiendo la flecha amarilla, giramos hacia la derecha y llegamos a la Laguna del Salobral, lugar de gran belleza, con más de 45 hectáreas de superficie, de forma arriñonada y con una flora y una fauna muy diversa.

Nos queda el último y el más largo tramo de esta etapa: 12’5 kilómetros entre la Laguna del Salobral y la ciudad de Baena.

Continuamos la marcha rodeando la Laguna, dejándola a nuestra izquierda. La recorremos en algo más que la mitad de su extensión, abandonándola para tomar un camino que nos llevará a las vías férreas, que cruzaremos, una pequeña carretera y un antiguo apeadero. Continuamos por un camino asfaltado, pero que abandonamos al poco para permutarlo por otro de tierra, entre olivos, que sale a nuestra izquierda y que nos llevará hasta el Cortijo del Barranco. En este punto podremos tomar un bocado y algo de agua.

Seguimos nuestro caminar y entre olivos, algún que otro cortijo y una orujera nos iremos acercando a Baena, entrando a esta ciudad directamente por la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, su patrona.

La ciudad de Baena ofrece al peregrino toda clase de servicios, tanto de hospedería como sanitarios, así como su hermoso patrimonio histórico y artístico.

Para pernoctar en esta ciudad, el peregrino habrá que dirigirse al Ayuntamiento, en donde le podrán ofrecer algún lugar bajo techo.

Nota: Como en otras etapas de esta Ruta Mozárabe, se está indagando la posibilidad de acortar esta etapa en unos seis kilómetros, terminando en la antigua estación de ferrocarril de Luque, distancia que se acumularía a la siguiente, partiendo de esta estación, pasando por Baena y finalizando en Castro del Río.

Plaza del Ayuntamiento de Alcaudete.

El camino entre olivos.

Desvío por la Ruta Verde.

Puente sobre el río Guadajoz.

Un descanso reparador de fuerzas.

Monumento a D. Joaquín del Pino de Rozas y Negrete, Virrey de del Río de la Plata. Hijo de Baena.

Fuente de la Victoria, en Alcaudete.

Entrada a Alcaudente, con el Castillo-Palacio al fondo.

Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta.

ETAPA 6: BAENA – CASTRO DEL RIO 27 Kms

Comenzamos nuestra andadura desde el centro de Baena y recorremos algunas calles que discurren paralelas a la carretera nacional 432, que están bastante bien señalizadas y que pasado algo más de un kilómetro nos adentran en la citada carretera a la altura de un parque. La seguimos en dirección Córdoba por un arcén suficientemente ancho para que el peregrino no corra muchos riesgos. A unos 500 metros nos desviamos por un camino que sale hacia la izquierda. Es de tierra, muy ancho y compacto y que corresponde a la “Colada de Nueva Carteya a Baena”, pero que se le conoce como Camino de Fuente Guta, fuente que encontraremos más adelante ubicada en una zona de recreo que está muy descuidada, pero que, no obstante, puede servirnos para hacer un descanso y tomar un pequeño refrigerio.

Dejamos la fuente y entre 300/400 metros nos encontraremos con la carretera provincial 80, que cruzamos y seguimos al frente. Al poco veremos una construcción típica de la región donde nos encontramos: es el Cortijo de Córdoba. A partir de aquí el camino se hace más angosto, con la tierra menos compacta, pues estamos caminando entre olivares. Debemos estar muy atentos a las señales pues están colocadas tanto en piedras como en troncos de árboles. Recorremos de esta guisa unos 1.600 metros, hasta alcanzar una vaguada que nos dejará de nuevo en el Camino de Fuente Guta, que nos llevará durante 3.600 metros hasta salir a la carretera CV-160, la cual un kilómetro más adelante nos dejará en la localidad de Castro del Río, nuestra meta y fin de etapa.

Existe otra ruta alternativa que consiste en salir de Baena por la carretera que conduce a Cañete de las Torres. Hay que prestar mucha atención durante los dos kilómetros de recorrido que hemos de realizar por su arcén. A continuación tomamos un desvío por un camino de tierra que nos sale a la derecha y que continuamos durante 3´5 kilómetros hasta divisar la salida a la carretera CO-284.

Dejamos esta carretera y su puente y cruzamos por el antiguo, girando hacia la izquierda 90 grados, para caminar por una cañada asfaltada que nos lleva hasta Castro del Río.

Esta ruta alternativa es más larga y presenta más asfalto por el que caminar, con el consabido desgaste de energías.

Sea como fuere, en lo que sí estamos de acuerdo es en que es un bella localidad y que sus gentes son muy hospitalarias.

ETAPA 7: CASTRO DEL RÍO – SANTA CRUZ 21 Kms.

Salimos de Castro del Río por el Cuartel de la Guardia Civil, donde en los bajos de la pared encontraremos nuestra inseparable flecha amarilla.

A partir de este momento vamos a caminar por un carril de tierra que se le llama “Verea de Graná”. Era una vía pecuaria que unía las ciudades de Granada y Córdoba.

Durante todo el trayecto tan sólo nos vamos a encontrar con unos bares y un colegio público que se hayan en la parte baja de la ciudad de Espejo, cuyo majestuoso castillo observamos en todo lo alto.

En este paraje hacemos un alto en el camino para refrescarnos y reponer algo las fuerzas.

De nuevo en el camino, siguiendo siempre las indicaciones que nos alertan de que vamos por la dirección correcta, entre altos y bajos, es decir, algún que otro tobogán, damos vistas al pueblo de Santa Cruz, que lo tenemos al alcance de la mano, pero que, como consecuencia de una pésima gestión municipal al no restaurar un puente sobre un arroyo, nos hace dar un rodeo de cerca de dos kilómetros, habiendo de atravesar el río Guadajoz. No obstante, como buenos peregrinos, llegamos a Santa Cruz, donde nos espera un merecido reposo.

ETAPA 8: SANTA CRUZ A CÓRDOBA  27’0 Kms.

Comenzamos nuestra andadura por la calle Camino del Jaco, asfaltada y sin arcén, hasta alcanzar la carretera provincial CP-113, que hemos de seguir durante 5`1 kilómetros, en donde la seguridad del peregrino es inexistente. Una vez alcanzado el P.K. mencionado torcemos a la izquierda por un camino de tierra en ascenso llamado “Vereda de Granada”. (A la entrada de este camino existe un rótulo con la inscripción “Colpagro”) Dos kilómetros más adelante nos encontraremos con las ruinas de un pequeño puente romano. Hemos de hacer constar que este camino, debido a las intensas lluvias de este invierno (2009-2010) está totalmente destrozado, con unas inmensas carrileras que dificultan el caminar.

A lo largo de esta Vereda, cuyos toboganes son largos y continuados, con algunos repechos bastante fuertes, llegamos al cortijo “Torre Juan Gil Alto”, distante 9`700 Kilómetros desde nuestra salida. A esta altura se puede hacer una parada para un pequeño refrigerio, descansar y retomar fuerzas para continuar la marcha, lo que haremos siguiendo una pista de tierra demasiado apisonada, por lo que resulta muy dura para caminar. A unos 9`600 Kilómetros más adelante nos encontramos el cruce del camino de la “Finca del Judío Viejo”. Seguimos caminando y a poco más de un kilómetro vemos por primera vez y en la distancia la ciudad de Córdoba.

No obstante, hemos de soportar un nuevo tobogán, con una bajada importante que llega hasta un cortijo cuyos moradores son unos amables anfitriones, pero los dejamos a nuestra derecha para acometer una fuerte subida de más de kilómetro y medio. Al coronar se observa toda la ciudad, pero todavía nos quedan 3`500 kilómetros para llegar, por una vía asfaltada, hasta nuestra meta.